facebook icontwitter
logo icon

Historias de impacto

Llegando al lugar indicado | Nicaragua

NI dic 17María Córdoba está plantando una nueva iglesia en Ciudad Santino, en la periferia de Managua, como parte de la visión de su iglesia madre, Ministerio Restauración, de plantar 500 nuevas iglesias en 5 años.

Aunque para ella, más allá del número, el anhelo de su corazón es llevar el Reino de Dios a comunidades lejanas y la plantación de iglesias saludables es una oportunidad para hacerlo.

María cuenta que después del módulo de visión y misión, su tarea era conocer un nuevo campo dónde podría plantar la iglesia. No sabía dónde, pero cuando salió a la caminata de reconocimiento y a conocer las necesidades del contexto, ella oró y pidió a Dios que la guiará al lugar correcto donde debía empezar. Así es como llegó a Ciudad Santino.

“Cuando llegamos con otra hermana, no conocíamos a nadie, pero empezamos a realizar preguntas y conocer más de la comunidad. También empezamos a evangelizar y hacer seguimiento pastoral”.

Dios ha ido respaldando la obra en la comunidad y una de las primeras personas en aceptar a Cristo fue Elsa. Ella estaba pasando por un problema de salud. Junto a María empezaron a orar y su salud fue reestablecida. Su hijo estaba en la cárcel y parecía imposible su libertad. También empezaron a orar y su hijo salió en libertad, ahora él también es parte de esta nueva comunidad de creyentes.

Uno de los desafíos que ha enfrentado María es que muchas personas, que son de otras iglesias y viven en la zona, han visto su trabajo de plantación como una competencia; pero ella asegura que entre más iglesias, más personas serían alcanzadas por el Evangelio y el discipulado.

Preparado para la misión | Ecuador

ec nov 17Roberto Espinoza vive en Cayambe, Ecuador, y desde que aceptó a Cristo tuvo la convicción de compartir con otros del Evangelio. Estuvo involucrado en áreas del liderazgo de su iglesia local, y también cuenta que le brindaron la oportunidad de participar en el entrenamiento como plantador de iglesias.

Cuenta que a pesar de tener una noción del ministerio, no estaba muy seguro de iniciar un grupo pequeño ya que había escuchado de falsas doctrinas que usaban este método para el mega crecimiento.

“Cuando vi que el método celular tenía una base bíblica, y que se podía usar para la plantación de iglesias y que no era más que el discipulado en grupos pequeños de nuevos convertidos, me di cuenta que tenía mucho potencial la plantación de iglesias no sólo con nuestra iglesia local sino también con otras”.

Por medio del entrenamiento modular en plantación de iglesias, Roberto pudo confrontar algunas de sus dudas y sobre todo tener un respaldo bíblico para la labor que anhelaba empezar.

Este plantador no sólo aprendió una manera saludable de plantar iglesias, sino que también pudo comprender cómo se desarrolla la dinámica del evangelismo y discipulado; también asegura que descubrió “cómo administrar los grupos pequeños, buenas herramientas de tiempo, recursos, como llevar un plan y sus objetivos en el proceso de plantación. Gracias a Dios este material es pedagógico y puede ser usado en cualquier contexto”.

Roberto quiere seguir multiplicando nuevos obreros y nuevas iglesias como parte de su llamado a la Gran Obra. ¡Sus oraciones por este obrero de la mies!

La iglesia en la ciudad | Ecuador

EC 09¿Cómo se puede plantar una iglesia en una de las zonas más urbanizadas de Quito, Ecuador? Para Carlos Bermúdez no fue tarea fácil iniciar la obra de plantación en la zona de Colinas del Norte, una de las más pobladas de la capital.

Después de orar, este plantador conoció el contexto de la zona antes de iniciar la obra. Se dio cuenta de grandes necesidades como el abandono de niños, debido a las ocupaciones de los padres. También se dio cuenta del alto índice de delincuencia en la zona y varios vicios. “Empezamos a orar para que Dios se muestre en este lugar y su Palabra sea aceptada”.

Desarrollaron planes de evangelismo con el apoyo de su iglesia madre y no sólo alcanzaron con el Evangelio a los niños sino también a sus familias. Mucha gente de la zona empezó a recibir a Cristo, a ser discipulada de manera intencional y hasta a evangelizar a otros.

“Hemos visto la transformación en esta comunidad por medio de las familias. Muchos de los hermanos que hoy están aquí es porque son el fruto de la oración y la restauración que Cristo ha traído a sus familias. Muchos de los varones que estaban separados de sus familias, han vueltos a sus hogares y ahora son parte de nuestros líderes locales”.

Para Carlos ha sido alentador ver el respaldo de Dios en medio de esta gran Obra. No sólo la oración fue indispensable para iniciar sino también el implementar el cuidado y preocupación de la gente de la zona, mostrando cómo la iglesia local puede ser de influencia donde está al mostrar el amor de Cristo.

Levantando una generación | Venezuela

VZ 10Pastor Wilmer Pérez es Coordinador Nacional de Plantación de Iglesias de las Asambleas de Dios en Venezuela, a pesar que su denominación ha estado enfocada en el crecimiento de la Iglesia, ha podido ver que el modelo de mega-iglesias no ha logrado impactar de la manera que se esperaba.

Junto al liderazgo de la denominación tenían esta visión de plantar iglesias, y en el proceso de implementar este proyecto decidieron trabajar de manera conjunta con la Red de Multiplicación.

Parte del proceso ha implicado la sensibilización del liderazgo a nivel nacional para invitarlos a ser parte de este mover de plantación de nuevas iglesias, pues uno de los puntos vitales en este proceso es que los pastores locales sean quienes movilicen sus iglesias locales, enviando a los futuros plantadores de iglesias al programa de entrenamiento.

Uno de los requisitos que buscan para que los plantadores puedan participar es que deben ser recomendados por sus pastores. “Así podemos involucrar a la iglesia local en el proceso y sus pastores pasarían a ser mentores de los plantadores para que haya un proceso saludable de plantación de iglesias”, asegura pastor Wilmer.

“Mi sueño es entrenar una generación de plantadores de iglesias con el propósito que esto no sea sólo un evento de entrenamiento, sino todo un mover de obreros locales impulsando la platación de iglesias y oro para que esos plantadores a futuro se puedan convertir en mentores de otros plantadores y así la Iglesia se pueda movilizar en toda Venezueal y se establesca como iglesia saludable".

Pastor Wilmer cree que este es el tiempo preciso que Dios está usando como una oportunidad en su país ya que debido al contexto, “cada comunidad está lista para recibir el evangelio y que puedan ser iglesias saludables”, asegura.

Hacia un nuevo cambio | Venezuela

vz 08José Luis Marchan es venezolano y vive en el Estado de Yaracuy, Ciudad Córdoba, conocido como la capital espiritual de Venezuela debido a la gran cantidad de brujos y hechicería que se encuentra en el lugar. "Este es uno de los centros espiritistas más grande del mundo", asegura él y siempre ha sentido en su corazón que es posible un cambio de esta realidad.

Él ha visto en la plantación de iglesias una oportunidad para hacerlo, y aunque su denominación ha estado enfocada en capacitar a sus líderes, y José Luis ha participado en el área educativa en seminarios de esta denominación, la plantación de iglesias no se veía sino en el último nivel de la educación seminarista.

“Yo era profesor de la materia de plantación de iglesias en el seminario, pero tenía el mismo material y me preguntaba hasta cuando iba a dar ese material. Mucha información, pero la gente no plantaba iglesias. Aunque yo era plantador, sentía que eso era solo teoría. Necesitaba algo donde los seminaristas plantaran iglesias”.

José Luis cuenta que al mirar el material de la Red de Multiplicación no sólo se dio cuenta que tenía teoría sino que también era práctico y que podría compartirlo con sus estudiantes. Sin dudar incluyó el material en una de sus clases, y sus estudiantes misioneros se quedaron sorprendidos al conocer los diferentes modelos de plantación que podían usar. Para José Luis, el cambio de paradigmas que había estado buscando llegó.

Muchos de los seminaristas que tenemos, cuenta él, se han preparado de manera teológica para después ir a misiones en comunidades a enseñar en la escuela dominical o tocar la batería, esperando heredar la iglesia de algún pastor jubilado y no con la visión de plantar nuevas iglesias.

“Nos faltan más iglesias y no solamente en el Estado de Yaracuy sino también toda Venezuela, y hay mucho ánimo y mucha expectativa para hacer el trabajo”, cuenta él ya que después de un proceso de sensibilización, el liderazgo nacional de su denominación firmó un convenio de trabajo conjunto con la Red de Multiplicación con el fin de plantar 2.500 nuevas iglesias en los próximos 5 años.

“Creo que el fin último de todo trabajo en la Obra es plantar iglesias y se necesita preparación teológica”, asegura pastor José Luis que siente la necesidad de no sólo llenar de conocimiento a los seminaristas sino con la pasión por avanzar en Gran Obra.

info@reddemultiplicacion.com