facebook icontwitter
logo icon

Historias de impacto

Fortaleciendo la iglesia local

La Iglesia del Pacto Evangélico Ecuador tenían la visión de plantar iglesias, y sintieron la necesidad de hacerlo y aunque iniciaron el proceso por iniciativa propia, no lograban encontrar la forma adecuada o algo que les asegurara un resultado a largo plazo, cuenta Wilfrido Velásquez quien es el Coordinador de Plantación de la Confraternidad de Iglesias del Pecto Evangélico (CIPE), “pero justo en se momento Dios nos envió un instrumento como la Red de Multiplicación”, agrega.

“Habíamos estado dormidos por diez años y empezamos con este anhelo de plantar iglesias, pero también sabíamos que necesitábamos revitalizar a otras”, dice Wilfrido. Este proceso inició en Ecuador y se extendió al resto de liderazgo en Argentina, Colombia, Chile, Uruguay y México. En el caso del primer país, actualmente el cuarenta y cinco por ciento está involucrado en la plantación de iglesias, aunque para llegar a este nivel de compromiso por parte de la iglesia local, esta denominación pasó por un tiempo de análisis y reflexión.ec 15 12

“En algunos casos encontramos que había problemas de afinidad, de hermandad y otros tenían un problema estructural de la iglesia”. Esto de cierta forma impedía que las iglesias locales quisieran plantar nuevas iglesias. Tanto para este coordinador de plantación y el liderazgo de esta denominación, la conclusión fue sencilla: si la iglesia madre no tiene un ADN o ese gen de multiplicarse, las iglesias que nazcan de esa iglesia madre tampoco lo harán. “Necesitamos iglesias saludables que quieran multiplicarse”, concluye el pastor Wilfrido.

Con este compromiso en su misión y anhelo por plantar nuevas iglesias, empezaron a promover los puntos esenciales como la Proclamación, Enseñanza, Servicio, Comunión y Adoración (Pesca) como ejes centrales en la tarea por revitalizar y motivar la plantación de nuevas iglesias. “Tenemos buenos resultados no sólo en Ecuador, que fue donde empezamos, sino también en países como Uruguay donde antes sólo teníamos dos iglesias, pero ahora tenemos cinco iglesias y ha sido producto de una revitalización y de una plantación”.

Otro elemento importante que Wilfrido agrega es que el acompañamiento al liderazgo de cada país y de cada distrito, por medio de la mentoría, ha sido un punto vital para poder desarrollar el liderazgo de otros obreros. Aunque no dejan de lado las dificultades que han atravesado, pero “hemos visto los primeros frutos”, asegura y añade, “líderes que por primera vez estuvieron abiertos a sus problemáticas y dificultades, como la soledad y el miedo a ser desplazado de la iglesia. Pero con esto les hemos podido mostrar que somos hermanos que nos queremos dar la mano mutua. Al visitarles percibimos cosas que no hay en otros lados, aprendemos también y eso es muy positivo”.

Esta denominación tiene como visión seguir involucrando al resto de iglesias locales en la revitalización y plantación de iglesias en los próximos años. Este compromiso no sólo que ha extendido en Ecuador sino también en el resto de América Latina.

Estableciendo el Reino de Dios

Wilfredo Rodríguez es el Coordinador del Distrito Central de la Iglesia Wesleyana en Colombia, y lleva seis años como pastor de la Iglesia Pueblo de Dios de la misma denominación, en Bogotá. Hace un año atrás tuvieron la oportunidad de participar en el entrenamiento para sembrar nuevas iglesias, y aunque no veían la necesidad, fue una gran experiencia, asegura.

Ps. Wilfredo Rodriguez, Coordinador Distrito Central  Iglesia Wesleyana
Los desafíos que encontraron al iniciar el proceso de entrenamiento fue la “mentalidad de los pastores”, cuenta Wilfredo, “antes nos preocupaba que si plantábamos otras iglesias, la genta dejaría de venir a la iglesia; también la parte económica y como se iban a sustentar”.

Pero como iglesia local y distrito decidieron llevar a cabo el proceso. Empezaron a trabajar en zonas vulnerables social y económicamente. Los líderes se entrenaron y desarrollaron. Como resultado tienen una nueva iglesia en Bosa con alrededor de cuarenta personas.

“Aquí ha sido maravilloso ver como la comunidad está siendo impactada por el poder el Evangelio. La mayoría de estos nuevos líderes se han comprometido a realizar un trabajo con adolescentes y sacarlos de los vicios para meterlos en la Palabra de Dios”.

Los resultados de la Iglesia Wesleyana han sido visibles, dice Wilfredo, pues no sólo se plantaron nuevas iglesias sino que también se revitalizaron, como el caso de una iglesia en Pereira que estaba a punto de cerrar y después de terminado el entrenamiento, se fortaleció y ahora tiene alrededor de 70 personas.

Este pastor reconoce el cambio de mentalidad que ha tenido liderazgo, pero también cuenta que esto es un cambio continúo para poder lograrlo. “Los pastores debemos transformar nuestras mentes, dejar ser egoístas y extender el liderazgo de la iglesia sin temor. No pensar en el reino propio sino en el Reino de Dios”.

Como resultado de esta transformación, para Wilfredo hace tiempo se acabaron las excusas para plantar nuevas iglesias. Ahora están planificando avanzar con el mismo entrenamiento a su segundo distrito de su denominación en Colombia, con el propósito de seguir viendo lo que Dios puede hacer en la vida de cada persona que necesita que también necesita ser transformada.

Naciendo en Cristo


Nuris Cuavelasque tiene 26 años y vive en San Jacinto, zona rural de Honduras. También tiene tres hijos y está casada con Marvin Nazariego. Hace un año esta familia conoció a Cristo y desde entonces lo han hecho dueño de su hogar. 

Ella cuenta que le gusta mucho alabar a Dios y que cuando canta siente cómo su corazón se alegra, especialmente cuando recuerda que nunca se imaginó ser cristiana pues nació en un hogar católico y era impensable dejar de lado su religión. Sin embargo, en su corazón había la ilusión de que podía serlo y quizás algo de su vida cambiaría.

Cuando invitaron a Nuris a una reunión de estudio bíblico ella fue y cuando escuchó que la Palabra de Dios decía que “llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores” cuando su corazón se estremeció. Por mucho tiempo había guardado el dolor de perder a su madre, ver a sus hermanos abandonados y tratar de criarlos, y la decepción al ver a su padre casarse nuevamente con alguien mucho menor que él. Todo eso había desgarrado su corazón y aquel dolor se convirtió en amargura.

Con lágrimas en sus ojos recuerda las palabras de sus hijos al reclamarle el maltrato que recibían de su parte, “fue cuando me di cuenta que necesitaba hacer algo para cambiar y esa palabra habló directamente a mi corazón”.

“Mi vida ha cambiado y me he sentido feliz. A pesar de las pruebas que tengo, sé que la gloria de Dios es la que nos sostiene. En mi hogar también las cosas cambiaron. Mi esposo también conoció a Cristo un tiempo después y es completamente diferente”.

Marvin cuenta que sentía ese anhelo de ir a la iglesia, pero había algo en su mente que le impedía acercarse. Pero un día decidió dejar de lado de eso y entrar a la iglesia que estaba siendo plantada ahí en San Jeronimo y fue ahí cuando conoció a Cristo.

“Siento un cambio maravilloso, antes tenía problemas con el alcohol y las mujeres me perseguían a pesar de estar casado, pero Dios me ha librado del mal y no me ha dejado caer en tentación”. También agrega que su versículo favorito es el de Filipenses 4:13 donde dice que todo lo puede en Cristo que le fortalece.

Rompiendo Cadenas en Cristo

Con tan solo 18 años, Carlos Adonai Molina recorrió un largo camino donde la venganza por la muerte de su padre fue su principal motor y encontró un lugar para llevar sus planes a cabo: las pandillas. A los 16 años se unió a este grupo y no le importó soportar la golpiza propinada por los integrantes de su nueva familia para ser parte de ellos. Aquel dolor no se comparaba con la amargura y la ira que sentía contra las personas que asesinaron a su padre. Pero el tiempo pasó y Carlos pudo ver que con la misma vara que median eran medidos, pues quien asesinó a su padre, murió de la misma forma.Al no tener una motivación para seguir en la pandilla, intento salir; pero era imposible, al menos eso parecía. “Yo estaba llorando y sentía que me iban a matar, no puedo olvidarme porque yo le cargue”, cuenta con voz entre cortada al relatar que en sus manos murió uno de sus compañeros de pandilla. Fue en una de sus luchas por territorio contra otra pandilla que domina en El Salvador, pero Carlos recuerda que solo podía sentir las ráfagas de balas y hasta ahora se sorprende de seguir con vida aunque reconoce que fue la mano de Dios protegiendo su vida.

Después de ese episodio Carlos tomó valor y decidió salirse, no le dijo nada a su supervisor de pandilla y pidió ayuda a un pastor y sembrador de la zona, Edwin Centeno, quien fue a conversar con los líderes de la pandilla y a decirles que Carlos había rendido su vida a Cristo y lo dejaran salir. Ellos aceptaron la decisión.

“Ellos respetan las cosas de Dios así como nosotros respetamos la pandilla”, asegura Carlos. Otra de sus motivaciones para salir fue para ver crecer a su hijo de 4 meses, Daniel, quien es una de sus alegrías. Su esposa Dora del Carmen asegura que la vida de su esposo ha sido transformada.

“Dios ha sido el único que me ha podido transformar. Nadie logro hacerlo en años ni podían librarme de la ira ni del dolor que sentía, pero Él lo hizo. Me siento contento y diferente”, dice Carlos. Su vida es un testimonio para otros miembros de su ex pandilla, ellos reconocen que si es posible una transformación.

Ahora él junto a su esposa sirven la Iglesia de Dios en la comunidad de San Vicente. Carlos está trabajando con los jóvenes y ancianos en el aprendizaje de la Palabra de Dios. En su caminar también han sido vitales las palabras de ánimo que ha podido encontrar en Edwin quien siempre le anima a continuar. Para esta familia es una bendición poder ser parte de esta comunidad cristiana que fue plantada hace poco tiempo y que a pesar de vivir rodeados de violencia, no dejan de predicar la esperanza que pueden encontrar en Cristo.

Venciendo en la adversidad

Silvestre Alas es pastor en la Iglesia de Dios en Guazapa, en El Salvador, e inicio el trabajo en esta zona un año atrás. Cuenta que por el contexto social, no ha sido nada fácil iniciar esta labor. "Guazapa tiene casi 35.000 personas, pero es un pueblo apático y bastante tradicionalista en el catolicismo; además el Evangelio estaba por los suelos por testimonio de algunos pastores que anduvieron sin temor de Dios. La mayoría de cristianos han tenido que volver a convertirse", asegura.

silvestre SV
En este camino también fue parte importante recibir entrenamiento en la siembra de iglesias y todo el material que esto implicaba, así como el apoyo de la iglesia principal. "A mí me ha ayudado bastante el material y lo estamos poniendo en práctica. Los consejos que están ahí, siento que las personas que escribieron eso en realidad lo vivieron y decimos que es algo vivencial y no teoría", cuenta con alivio.

Pero hay otra realidad que Silvestre y la mayoría de salvadoreños enfrentan día a día sin saber qué hacer la mayor parte del tiempo. La violencia entre pandillas que no solo afecta a una sociedad sino también a la iglesia. Actualmente varios miembros de esta iglesia ya no pueden asistir a las reuniones en esta colonia, barrio, porque es territorio de otra pandilla.

Esto ha hecho que el corazón de toda la congregación y de Silvestre se sienten preocupados en saber cómo esas personas recién convertidas van a seguir aprendiendo de Cristo. Sin embargo, en medio de esto Dios le permitió hablar con uno de los líderes de las pandillas, quien le dijo que con los cristianos ellos no se involucraban.

"Esto quiere decir que aunque esos hermanos no puedan venir acá a la iglesia, nosotros podemos ir allá", asegura Silvestre. Parte de su plan es entrenar con los mismos materiales que recibió a los hermanos que se han convertido y viven en esa zona, para plantar una nueva iglesia.

info@reddemultiplicacion.com